Usted está aquí

Alcalde reeleccionista amenaza con querella a periodista por difundir nota sobre su administración

Alerta 122-17 | Honduras, sábado 25 de noviembre de 2017
 
Comité por la Libre Expresión (C-Libre). Actual alcalde municipal del municipio de Comayagua en la zona centro del país, amenaza con querella a periodista que público una denuncia sobre proselitismo y gastos municipales  cuestionados por el Tribunal Superior de Cunetas (TSC).
 
Se trata del periodista Reynaldo Irías quien labora en el canal local “Marte TV” y también es corresponsal en la zona para  Canal 11 de la ciudad capital. 
 
De acuerdo a lo denunciado por Irías,  el actual alcalde Carlos Miranda quien desde el año 1998 asumió como edil y hoy ostenta su sexto periodo consecutivo en el cargo, lo amenazó con una querella por la divulgación de una entrevista a uno de sus opositores políticos.
 
El periodista narró que el alcalde de forma violenta lo amenazó con una demanda al tiempo que lo insultaba: “Sos un tonto porque publicas lo que otro tonto te dice…te voy a demandar”, producto de una  denuncia sobre proselitismo y corrupción del actual alcalde municipal.
 
“La denuncia sobre proselitismo político en la inauguración de obras sociales para beneficiar su candidatura fue interpuesta por el aspirante a la alcaldía Porfirio Boquín del partido Libertad y Refundación, yo solo la re-publique en mi perfil de facebook”, dijo el periodista a C-Libre-   
 
Al respecto la Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en su inciso número nueve menciona que hechos de violencia contra Periodistas tales como amenazas, secuestro y asesinato, además de la destrucción de su equipo “viola los derechos fundamentales de las personas y coarta severamente la libertad de expresión”.
 
Honduras es considerado uno de los países más peligrosos para el ejercicio periodístico. De acuerdo Clasificación anual de Libertad de Prensa de este año, de la organización Reporteros Sin Fronteras (RSF), el país ocupa el puesto 140 de 180 países violatorios de la libertad de expresión en el mundo.