Usted está aquí

Decenas de bombas lacrimógenas y un estudiante detenido en protesta estudiantil

Alerta 115-17 Honduras, martes 07 de noviembre de 2017 
 
Comité por la Libre Expresión (C-Libre).-  Con su rostro ensangrentado y custodiado por varios uniformados, fue detenido el estudiante Erick Josué García de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), por miembros de la Policía Nacional, la tarde del 06 de noviembre.
 
La detención ocurrió cuando los estudiantes se manifestaban frente a las instalaciones del campus universitario en la ciudad capital del país en exigencia del reintegro de más de treinta estudiantes expulsados y criminalizados durante la pasada administración de Julieta Gonzalina Castellanos.
 
Al momento de la detención del universitario, decenas de bombas lacrimógenas fueron lanzadas por la policía, como mecanismo de represión contra  los estudiantes, violentando el derecho a la libertad de expresión el derecho a la protesta pública. 
 
Desde la celda donde se encuentra detenido, García manifestó mediante entrevista con la defensora de derechos humanos Sandra Rodríguez, que las “autoridades siguen haciendo oídos sordos”, a la problemática.
 
García, además denunció que fue golpeado por varios policías quienes le golpearon con brutalidad. En comunicación con C-Libre, un periodista que presenció la detención del estudiante, denunció la golpiza de que fue objeto, en el rostro, la cabeza, la espalda y las extremidades inferiores.
 
Con la detención de García ya son más de 70 los estudiantes criminalizados en la UNAH, sin que las autoridades muestren voluntad para detener las violaciones a los derechos humanos de los estudiantes.  
 
De acuerdo con el Sistema Interamericano de Derechos Humanos el derecho a la protesta es un derecho de especial importancia, que nos permite reclamar otros derechos no reconocidos o quebrantados. 
 
Sin el derecho a la protesta, todos los demás derechos están en riesgo. Por lo tanto no puede haber excusas de ningún tipo que justifiquen una actitud intolerante o una acción represiva, frente a una protesta que conlleva el reclamo de otro derecho como por ejemplo el impedir la impartición de clases.
 
El artículo 15 de la Convención Americana de Derechos Humanos dice de forma clara y contundente que: “Se reconoce el derecho de reunión pacífica y sin armas.  El ejercicio de tal derecho sólo puede estar sujeto a las restricciones previstas por la ley, que sean necesarias en una sociedad democrática, en interés de la seguridad nacional, de la seguridad o del orden públicos, o para proteger la salud o la moral públicas o los derechos o libertades de los demás”.
 
Cabe resaltar que los estudiantes han presentado diferentes propuestas de solución a la problemática ante el nuevo rector de la UNAH Herrera, orientadas a la despenalización de los estudiantes criminalizados en juzgados penales y para que se ponga fin a las expulsiones de estudiantes.