Usted está aquí

Denuncia COPINH: Presidente hondureño y vicepresidenta del Congreso Nacional con presunta responsabilidad por asesinato de ambientalista Lesbia Urquía

Alerta 122-16 | Honduras, jueves  07 de julio de 2016
 
Comité por la Libre Expresión (C-Libre).
El cadáver de la líder ambientalista, Lesbia Yaneth Urquía Urquía, fue tirado por sus asesinos cerca de un botadero de basura del municipio de Marcala, en el departamento de La Paz.
 
Este asesinato ocurrió el 6 de julio pasado, a sólo cuatro meses y tres días del crimen contra Berta Cáceres.  
 
El Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), por medio de un comunicado señaló, “responsabilizamos directamente por este asesinato al gobierno de Honduras, a cargo de Juan Orlando Hernández, a las fuerzas militares y policiales y a todos las instituciones gubernamentales que deben cumplir con la protección de todas y todos los defensores de derechos humanos y de los bienes comunes de la naturaleza, de igual forma a la señora Gladys Aurora López y su esposo Arnold Castro por ser fuente permanente de amenazas y conflictos por la construcción de proyectos hidroeléctricos en el departamento de La Paz”.
 
La víctima estaba vinculada a la organización indígena “desde las protestas en contra del golpe de Estado del año 2009 y activa militante en la defensa de los bienes comunes de la naturaleza y los derechos indígenas en contra de la construcción de la represa hidroeléctrica Aurora I del municipio de San José, La Paz en la cual tiene vinculación directa la presidenta del Partido Nacional y vicepresidenta del Congreso Nacional, Gladys Aurora López”, apuntó el comunicado.
 
Copinh denunció que “el asesinato de la Lesbia Yaneth se da suspicazmente en el marco de un proceso de “consulta” llevado a cabo por el gobierno de Honduras acerca de la aprobación del proyecto de ley de reglamentación del mecanismo de la Consulta Previa, Libre e informada a la que tenemos derecho las comunidades indígenas amparadas en la legitimidad de nuestra historia y el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), estas reuniones en las que el gobierno pretende impulsar su propuesta de ley se llevaron a cabo en el municipio de Marcala los días 4 y 5”.
 
“La muerte de Lesbia Yaneth constituye un feminicidio político que busca callar las voces de las mujeres que con coraje y valentía defienden sus derechos en contra del sistema patriarcal, racista y capitalista, que cada vez más se acerca a la destrucción de nuestro planeta”.
 
“El COPINH exige que cesen los asesinatos contra sus miembros y miembras y se haga justicia en encontrar a los culpables del asesinato del Lesbia Yaneth y de Berta Cáceres y que estos crímenes no queden en la impunidad”, cita el comunicado.
 
Amigas de la víctima la describen como “una mujer, ejemplar y muy digna”, que además de comprometida con el movimiento social era una empresaria que administraba varios negocios de su propiedad.
 
Al parecer la dama salió de su casa a hacer ejercicio como acostumbraba. Según el Ministerio Público, su cadáver fue encontrado en el lugar denominado como “mata mulas”, cuyo cuerpo presentaba “un trauma encéfalo craneal abierto producido por un objeto contuso cortante”, informó el MP.
 
Por su parte, durante una intervención en el hemiciclo legislativo, López anunció demandas para quienes han hecho esta denuncia. Solicitó no dividir a la familia hondureña con intereses que ella considera mezquinos.