Usted está aquí

Medios hondureños denuncian sabotaje y boicot a transmisiones

Alerta 130-17 | Honduras, lunes 11 de diciembre de 2017
 
(Comité por la Libre Expresión).-  El canal de noticias Une Tv y Radio Progreso denunciaron este lunes un proceso de sabotaje y boicot activo a medios de comunicación considerados opositores en Honduras.
 
De acuerdo con los técnicos de Une Tv “la fibra óptica fue quemada, para irrumpir en la transmisión en vivo de este domingo” cuando la Alianza de la Oposición contra la Dictadura convocó a una manifestación en Tegucigalpa.
 
Igualmente, este lunes 11 de diciembre, el padre Ismael Moreno, director de Radio Progreso, medio de comunicación que pertenece a las Obras del Apostolado de la Compañía de Jesús, explicó que los tensores que sostienen la antena de transmisión fueron aflojados este sábado.
 
“Salimos del aire el domingo y nos informaron que la antena se había caído, ahí mismo nos enteramos que solo fue nuestra antena, por lo que le pedimos al técnico, al torrero, que es quien la instaló para que fuese y lo acompañara un equipo de la radio”.
 
La base la antena cayó porque el cable ya no se podría sostener y se rompió en tres pedazos, “con la mano es imposible, eso solo pudo haber ocurrido porque una mano externa que deliberadamente se haya aproximado ahí para manipular y que colocara la antena de tal manera que al caerse no afectara las otras instalaciones. Además, es imposible que la antena se hubiera caído, así como estaba colocada”, apuntó el Padre “Melo”.
 
De acuerdo con los técnicos de Radio Progreso es necesario usar herramientas especiales por lo que hicieron ese trabajo debieron ser técnicos también y debieron llevar herramientas con la capacidad para realizar herramientas. En la zona además hay antenas de compañías celulares y otros medios de comunicación, pero ninguna de ellos fue afectada.
 
Línea editorial
 
“Nosotros hemos hecho esta denuncia de lo que calificamos como sabotaje. Nosotros identificamos que esta es una respuesta a la línea editorial de Radio Progreso que desde el 25 de noviembre hasta la fecha hemos estado cubriendo lo que llamamos fraude electoral, por lo tanto, responsabilizamos al gobierno de manera directa por lo ocurrido en este sabotaje”, subrayó.
 
Además sabemos que no se trata de una línea editorial solamente en estos últimos 15 días, sino que es un trabajo permanente de cuestionamiento a la línea autoritaria del gobierno que funciona como tal”.
 
Varios miembros de Radio Progreso gozan de medidas de protección dictadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) desde 2009, meses posteriores al golpe de Estado. El mecanismo de medidas cautelares se encuentra previsto en el artículo 25 de la CIDH. Según lo que establece el Reglamente, en situaciones de gravedad y urgencia la Comisión podrá, a iniciativa propia o a solicitud de las partes, solicita que un Estado adopte medidas cautelares pare prevenir daños irreparables a las personas o al objeto del proceso en conexión con una petición o caso pendiente, así como a personas que se encuentran bajo su jurisdicción de forma independiente en cualquier petición o caso pendiente.
 
En 2014, Carlos Mejía Orellana, quien trabajaba para Radio Progreso desde hacía trece años, fue asesinado en su casa, ubicada en la ciudad El Progreso (norte). El responsable del departamento de Publicidad de la radio fue apuñalado varias veces en el tórax.
 
La Corte IDH dijo en una de sus sentencias que “el ejercicio periodístico sólo puede efectuarse libremente cuando las personas que lo realizan no son víctimas de amenazas ni de agresiones físicas, psíquicas o morales u otros actos de hostigamiento”.