Usted está aquí

Periodista se debate entre la vida y la muerte tras atentado

Alerta 105 -2017 Honduras, 05 de octubre de 2017
 
Comité por la Libre Expresión (C-Libre).- Entre la vida y la muerte se debate el periodista Osmin España  de la ciudad de Santa Rosa de Copán en la zona occidente del país, luego de recibir un disparo en la cabeza. 
 
De acuerdo con la información policial alrededor de la una de la tarde del miércoles 04 de octubre, una llamada anónima les alertó que en la colonia Osorio se encontraba una persona con heridas en la parte frontal de su rostro.
 
La policía trasladado al periodista al hospital Regional de Occidente en condición de desconocido a donde fue identificado por el personal médico ya que España es un destacado comunicador social de la zona.
 
Debido a la gravedad de las heridas el periodista fue trasladado a la ciudad de San Pedro Sula para una intervención quirúrgica, ya que al parecer en el hospital regional no había un neurocirujano disponible para realizar la operación. 
 
España, ejercer un periodismo muy crítico a través del programa humorístico “El show del Principe” el cual dirige y produce desde hace varios años y en la actualidad se encontraba escribiendo un libro sobre la historia de la ciudad de Santa Rosa de Copán. 
 
A él comunicador también se le conoce popularmente como “el príncipe de la televisión” y como el “Pimpin”, personajes que interpreta en la realización de sus programas humorísticos.
 
Al respecto cabe señalar que el pasado 13 de septiembre del presente año, fue asesinado el comunicador social Carlos Willian Flores, quien trabajaba para Canal 22, del municipio de Omoa departamento de Cortes, fue asesinado la tarde de este miércoles 13 de septiembre. Flores fue atacado cuando regresaba de la zona de Corinto, fronterizo con Guatemala.
 
En relación el numeral nueve de la Declaración de Principios de Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH),  establece que “el asesinato, secuestro, intimidación, amenaza a los comunicadores sociales, así como la destrucción material de los medios de comunicación, viola los derechos fundamentales de las personas y coarta severamente la libertad de expresión. Es deber de los Estados prevenir e investigar estos hechos, sancionar a sus autores y asegurar a las víctimas una reparación adecuada”.
 
Comité por la Libre Expresión.