Usted está aquí

Policía Nacional detiene a manifestantes durante desalojo violento

Alerta 085-17 | Honduras, martes 15 de agosto de 2017
Comité por la Libre Expresión (C-Libre). El día de hoy (15 de agosto), cinco personas fueron detenidas en un nuevo desalojo violento del “Campamento Digno por el agua y por la vida” en la comunidad de Pajuiles municipio de Tela, por parte de la Policía Nacional, para permitir el paso de maquinaria pesada del proyecto hidroeléctrico Centrales de El Progreso S.A (HIDROCEP).

Entre los afectados se encuentra la defensora Albertina López quién ha sido trasladada a una clínica privada debido a su estado de embarazo y “que su bebé no presenta movimiento en su vientre”.

Los otros detenidos son José Rodríguez menor de edad, Kevin Linares, Juan Bautista Santos y  Wendy García, según el Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia (MADJ).

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), estableció en su informe anual del año 2005 que “el derecho a la manifestación pacífica, si bien es un derecho humano contenido en las libertades de reunión y de expresión, merece ser tratado de manera especial debido a que representa un modo de acción cívica para la exigencia y la defensa de derechos, altamente sensible a reacciones de gobierno y a políticas de Estado incompatibles con los derechos humanos”.

El pasado jueves 10 de agosto, miembros de la Policía Nacional y del ejército hondureño, se presentaron al campamento para desalojar a los vecinos de varios comunidades que cumplían “140 días” de protesta pacífica, en contra de la instalación del proyecto (HIDROCEP).

Ese día fueron detenidos los líderes comunitarios: Angélica Recinos, René Mejía, Arnaldo Castro, Orlando Castro y Óscar Martínez. Los detenidos fueron dejados en libertad con medidas sustitutivas de prisión, como presentarse a firmar a los juzgados, no salir del país y no participar en reuniones públicas en la comunidad.

La semana anterior los juzgados de la ciudad de Tela, emitieron orden de captura contra 12 miembros de la comunidad.
De acuerdo con el MADJ, “la policía nacional llegó a la zona e inició a reprimir usando bombas lacrimógenas en la zona, procediendo a capturar” a los líderes que permanecen en defensa activa del Río Mezapa.

Durante el desalojo, la policía “decomisó tres motocicletas de habitantes de la comunidad quienes las habían ubicado para evitar el tránsito de las maquinas y quebraron los vidrios de vehículos que se encontraron instalados con el mismo fin”, según informó la organización.

El campamento en la comunidad de Pajuiles, cumple 145 días de protesta pacífica contra la instalación de la empresa HIDROCEP, propiedad del empresario Jason Hawit.

Comité por la Libre Expresión