Usted está aquí

Represión militar deja varios heridos y detenidos a nivel nacional

Alerta 131-17 | Honduras, martes 12 de diciembre de 2017
 
Comité por la Libre Expresión (C-Libre).- Varias personas heridas y detenidas fue el resultado de la fuerte represión militar y de la Policía Militar de Orden Público (PMOP) en al menos cinco acciones de protesta ciudadana realizadas este lunes 11 y martes 12 en Honduras.
 
Este martes, en el sector conocido como el desvío la 36 Guaymas, , a inmediaciones de la carretera a El Progreso, departamento de Yoro (norte), Raúl Marcos Bonilla Vides (35) quien sufrió una herida de bala en el pecho.
 
“La Policía arremetió en dos ocasiones contra los manifestantes entre las 10:00 y las 11:00 de la mañana y este martes una tanqueta recorrió varios sectores de las comunidades de Santa Rita, La Guadalupe”, explicó una defensora de derechos humanos en la zona. 
 
La Policía ha capturado también a ocho personas que se encuentran en la Posta Policial, pero estamos a la espera de que traigan a otras tres, se estima que son once en total, explicó.
 
Simultáneamente las fuerzas policiales en Tela, Atlántida (norte) decenas de pobladores fueron desalojados con gases lacrimógenos y se calcula que al menos 15 personas resultaron heridas y afectadas por los efectos del uso de químicos.
 
Medios de comunicación denunciaron también que la mañana de este lunes elementos de la Policía Militar desalojó con bombas lacrimógenas a los manifestantes abriendo fuego a bala viva en Choluteca (sur).
 
Similares acciones fueron reportadas este lunes en Jesús de Otoro, Intibucá y en Gracias, Lempira (Occidente) y en Nacaome, Valle (sur) donde este lunes se registraron al menos trece personas detenidas, entre ellos el periodista José Neptalí Rubí.
 
Más temprano el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH) denunció la detención del vehículo en el que se desplazaba, Berta Zúniga Cáceres, coordinadora de esa organización Lenca y varias acciones de amedrentamiento en contra de sus miembros que se desplazaban a una manifestación pacífica. La acción ocurrió a tempranas horas de la mañana a inmediaciones de Siguatepeque, Comayagua, (centro).
 
“Han retenido el bus que transportaban integrantes del COPINH, íbamos a movilizarnos para expresar nuestro repudio contra esta dictadura (…) Durante la retención ilegal los militares han tomado fotografías de los documentos de identidad (cédulas) de cada uno de nosotros”, expresaron en un comunicado.
 
De acuerdo con el registro de la Plataforma del Movimiento Social y Popular de Honduras desde el 26 de noviembre se han llevado a cabo más de 300 manifestaciones a nivel nacional.
 
La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha reiterado que “la protesta social pacífica, como una manifestación del derecho de reunión, es una herramienta fundamental para la labor de defensa de los derechos humanos, esencial para la expresión crítica política y social de las actividades de las autoridades, así como para la fijación de posiciones y planes de acción respecto de los derechos humanos”. 
 
De este modo, la Comisión Interamericana ha manifestado que “los gobiernos no pueden sencillamente invocar una de las restricciones legítimas de la libertad de expresión, como el mantenimiento del “orden público”, como medio para suprimir un “derecho garantizado por la Convención o para desnaturalizarlo o privarlo de contenido real”. Si esto ocurre, la restricción aplicada de esa manera no es legítima” (CIDH, Informe sobre la compatibilidad entre las leyes de desacato y la CIDH, 1994).
 
El derecho ciudadano a reunirse y manifestar, y el derecho al libre flujo de opiniones e información, ambos derechos, contemplados en los artículos 19 y 21 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y en los artículos 13 y 15 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, constituyen elementos vitales para el buen funcionamiento del sistema democrático.
 
Al respecto la Corte Interamericana ha manifestado: “la libertad de expresión se inserta en el orden público primario y radical de la democracia, que no es concebible sin el debate libre y sin que la disidencia tenga pleno derecho de manifestarse”.
Multimedia
Población reprimida en Jesús de Otoro, Intibucá
Fuerte represión militar en Gracias, Lempira