Alerta 062-2022

Santa Rosa de Aguan, Colón (C-Libre Honduras): - Doscientas familias campesinas, que intentaron recuperar las tierras de la Cooperativa Agropecuaria Nueve de Agosto, en la comunidad de Villa Hermosa, en Santa Rosa de Aguan, departamento de Colón, fueron atacadas a tiros por hombres fuertemente armados, supuestamente, al servicio de la Asociación de Productores del Bajo Aguan (APROBA). 

Mediante un comunicado, de fecha seis de agosto, la Plataforma Agraria y la Coordinadora de Organizaciones Populares del Aguan (COPA), denunciaron que, en este hecho, fue herido de bala, el joven, Sebastián de Jesús Rosales, originario de la comunidad de El Tesorito, Trujillo, Colón, quien fue trasladado, en estado crítico, al hospital público, de La Ceiba Atlántida, de donde fue remitido a San Pedro Sula.

La denuncia dice, que el uno de febrero pasado, en un programa de la televisión nacional, José Max Arias, directivo de la Asociación de Productores del Bajo Aguan (APROBA), amenazó con atacar a tiros a las comunidades campesinas que intentan recuperar las tierras destinadas para la reforma agraria de esa zona.

La Plataforma Agraria y COPA, aseguran en su comunicado, que las tierras de la cooperativa 9 de agosto, fueron destinadas al proceso de Reforma Agraria, en 1970. Sin embargo, esta propiedad, forma parte de los bienes incautados a una familia de narcotraficantes, presos en Estados Unidos. 

Actualmente, estas tierras aseguradas a favor del Estado, se encuentran bajo la tutela de la Oficina Administradora de Bienes Incautados (OABI).

De acuerdo con la información contenida en el comunicado, de la Plataforma Agraria y COPA, los miembros de la Policía Nacional que llegaron a constatar los hechos, se retiraron inmediatamente, después de advertirles a las familias campesinas que se fueran de ese lugar, porque allí había hombres armados, que los podían atacar nuevamente.

Ante tal situación, demandaron a las autoridades, investigar “a este grupo de hombres armados que opera dentro de la Cooperativa 9 de Agosto y otras, porque estos hechos buscan criminalizar la lucha legitima y pacifica que mantienen las familias campesinas del Aguan”, expresa el documento. 

Asimismo, ambas organizaciones, expresaron su preocupación por la violencia que ejercen los grupos armados que operan en las tierras Bajo Aguan, que se encuentran bajo la protección de la OABI. 

El Comité por la Libre Expresión (C-Libre), lamenta lo sucedido con el movimiento campesino en Honduras y les recuerda a las autoridades, que  el 17 de diciembre de 2018, la Asamblea General de las Naciones Unidas, adoptó la Declaración sobre los Derechos de los Campesinos y de Otras Personas que Trabajan en las Zonas Rurales, otorgándoles el derecho a disfrutar plenamente de todos los derechos humanos y las libertades fundamentales reconocidas en la Carta de las Naciones Unidas, la Declaración Universal de Derechos Humanos y todos los demás instrumentos internacionales de Derechos Humanos, sin ningún tipo de discriminación.