Alerta 038-2022

Tegucigalpa, Honduras (C-Libre): - Este domingo, 29 de mayo, en horas de la mañana, falleció en el Hospital Escuela, de Tegucigalpa, el comunicador social, Ricardo Ávila (25), quien fue internado de emergencia, el pasado jueves, horas después de haber sido atacado por un sicario que le infirió un disparo de arma de fuego, en la cabeza.

Ricardo Ávila, laboraba como camarógrafo en el canal de televisión, Metro Tv de Choluteca, donde también presentaba el noticiero, Metro Tv Noticias Fin de Semana, que se transmite todos los sábados, de 5 a 7 de la noche.

Entre las cuatro y las cinco de la mañana del jueves 26 de mayo, el comunicador social se trasladaba de su casa, situada en la aldea de Los Puentes, en Marcovia Choluteca, y cuando circulaba en su motocicleta por la comunidad de Santa Cruz, recibió un disparo de arma de fuego que le provocó severos daños en su cerebro. 

Hasta hoy nadie determina quién o quiénes podrían ser los autores intelectuales y materiales del crimen contra el comunicador social, pero si es preciso dejar claro, que el móvil no se debe a un asalto con intenciones de robo, como lo han querido vincular las autoridades.

Está claro que el crimen contra Ricardo Ávila fue por el ejercicio de su profesión, porque este comunicador social fue atacado a tiros en horas de la madrugada y donde cayó abatido, al ser recogido, para trasladarlo al hospital, sus familiares y amigos, encontraron con él, todas sus pertenencias, la motocicleta, su billetera y hasta su teléfono celular

De inicio a Ricardo lo trasladaron al hospital del Sur, en Choluteca, pero por la gravedad del daño ocasionado por la bala fue referido a Tegucigalpa.

Desde el golpe de Estado, en junio del 2009, Honduras se convirtió en uno de los países más violentos del mundo para el ejercicio del periodismo. Y ante tal situación, el Comité por la Libre Expresión (C-Libre) les hace un llamado a las autoridades operadoras de justicia, a cumplir con los compromisos adoptados por el Estado a fin de acabar con la impunidad que rodea la muerte de al menos noventa y siete periodistas y comunicadores sociales.

En el Examen Periódico Universal (EPU) las autoridades se comprometieron a establecer las medidas necesarias para garantizar la libertad de expresión y para proteger a los periodistas y comunicadores sociales, que son amenazados, estigmatizados y perseguidos por el ejercicio de su profesión. Sin embargo, solo en lo que va del presente año, ya son cuatro los asesinatos de personas ligadas con los medios de comunicación que se han registrado.