Alerta 044-2022

San Pedro Sula, Honduras (C-Libre): - El defensor de los derechos humanos, Brayan Josué López, fue asesinado en San Pedro Sula, el pasado domingo, cinco de mayo, según denunció la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Honduras (OACNUDH).

Brayan Josué, formaba parte de la Comunidad Gay Sampedrana para la Salud Integral y colaboraba con el Colectivo de Unidad Color Rosa, donde lideraba el trabajo de sensibilización con personas que viven con VIH y SIDA, y participaba en la defensa de los derechos humanos y en las movilizaciones públicas.

Brayan Josué fue encontrado muerto en un solar baldío, situado en el segundo anillo periférico, a inmediaciones de la colonia Las Anonas, de esa ciudad, situada a 251 kilómetros al norte del Distrito Central.


Mediante un comunicado publicado en su portal, la OACNUDH, condenó el crimen contra Brayan Josué, e informó que, en el primer semestre de este año, 19 miembros de la comunidad LGBTI murieron violentamente en Honduras y que, además, fueron asesinados ocho defensores de los derechos humanos.  

Para la OACNUDH, en Honduras, los defensores de los derechos humanos de la población LGBTI, enfrentan particulares riesgos por la violencia, y por esa razón, les pide a las autoridades operadoras de justicia, esclarecer el crimen de Brayan Josué, con una investigación en todas las líneas, incluida la de la posibilidad de un crimen de odio por su orientación sexual “o de una represalia por su actividad en la defensa de derechos humanos”.

Por su parte, el Comité por la Libre Expresión (C-Libre) también les recuerda a las autoridades que el Estado de Honduras se encuentra comprometido a cumplir las recomendaciones adoptadas en el Examen Periódico Universal (EPU), de las cuales 13 están vinculadas con los derechos de la Comunidad LGBTI.

Entre esas recomendaciones que aceptaron cumplir las autoridades hondureñas, se pueden mencionar, el desarrollo de campañas y programas de sensibilización para promover la tolerancia y hacer frente a la violencia contra las personas LGBTI y acabar con la discriminación y fortalecer la protección para las personas de esta comunidad.

Otros compromisos que adoptaron las autoridades a nombre del Estado es el de mejorar el Código Penal en material de penalizar los crímenes de odio, tomar las medidas efectivas para la investigación, persecución y castigo de los crímenes contra personas LGBTI y los asesinatos contra defensores de derechos humanos.