Alerta No. 110-2019

Comité por la Libre Expresión (C-Libre).- En horas de la noche del jueves 31 de octubre, fue asesinado el comunicador social, Buenaventura Calderón en Puerto Lempira, departamento de Gracias a Dios; la quinta voz silenciada en lo que va de 2019.

Calderón, de 73 años fue atacado junto a su esposa, la profesora Maribel Bolian, por desconocidos a bordo de una motocicleta. La maestra falleció mientras era atendida  en el hospital local.

Una fuente de la zona, que prefirió el anonimato por razones de seguridad, informó a C-Libre que a través su programa radial era directo al mencionar, con nombre y apellido, los atropellos e injusticias.

Calderón tenía un programa radial en la emisora de la Iglesia Católica de Puerto Lempira “Kupia Kumi” 94.9 FM (Radio “Un solo corazón”), además de ser líder patronal y dirigente del Partido Libertad y Refundación (LIBRE) en el departamento de Gracias a Dios.

La fuente destacó el compromiso de Calderón por la defensa de los derechos humanos, afirmación que fue respaldada por el Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH), a quien describió como un “referente en la reconstrucción de la Memoria Histórica de los detenidos desaparecidos”.

El 21 de julio de 2019, el comunicador al ser entrevistado por TIEMPO DIGITAL, denunció que no había un combate al narcotráfico. Además, hizo un llamado a las autoridades nacionales para crear mejoras en los sistemas de salud, educación y por fuentes de trabajo.

La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos en el país (OACNUDH), lamentó el asesinato del comunicador e instó a las autoridades a investigar “pronta y efectiva” para dar con los responsables del crimen.

2019 registra desde marzo el asesinato contra Gabriel Hernández, en el departamento de Valle; mientras que en julio acabaron con la vida de Santiago “Santi” Carbajal en el municipio de Puerto Cortés; seguidamente, a finales de agosto, asesinaron en el departamento de Copán a Edgar Joel Aguilar y Kerin Francisco Cerna. Este último en el mes de octubre.

Según el recuento de C-Libre, es la vícitma número 80, desde el año 2003 a la fecha. En un contexto de impunidad del 90 por ciento en crímenes contra periodistas en el país.

El numeral nueve, de la Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión, estipulan que “El asesinato, secuestro, intimidación, amenazas, destrucción de equipo” coartan severamente la libertad de expresión. Por ello, llama a los Estados a investigar -con inmediatez- y severidad en sus sanciones.

 

0
0
0
s2smodern